Si algún argentino lee esto pensará que estoy hablando de los escraches a Scioli y otros kirchneristas, de De Angeli diciéndole "pelotudo" a Néstor Kirchner, o de tantos episodios que se vivieron en el país desde el 11 de marzo de 2008. Pero no, estoy hablando de Uruguay. Es el título de una nota de El País que salió publicada hoy. Ahí, donde parecía que todo estaba bien con los sectores rurales comenzó la pelea política. Parece que ese pedido del Pepe Mujica del año pasado, cuando dijo que los argentinos debían "quererse más", no está haciendo efecto en las dirigencias.

Todo comenzó el sabado cuando el presidente de la Federación Rural (FR), Octacilio Echenagusía, instó al gobierno a "no fomentar el ocio y la vagancia", durante su discurso pronucniado en en el cierre del 92º Congreso de la FR, en Mercedes, departamento de Soriano. Entre otras cosas, el vasco(?) Echenagusía dijo sobre el Plan Equidad que "hay gente que lo necesita y es una obligación atenderla, (pero) es un deber trabajar para conseguirlo; (no es bueno que) los niños se críen o eduquen en una familia donde sus padres no trabajan (...). No podemos fomentar el ocio y la vagancia". Luego se refirió al Plan Ceibal. El dirigente rural aseguró que "está muy bien lo de una computadora por niño", aunque instó a "formar personas, promover el cumplimiento del deber, la honestidad, la lealtad".

Obviamente salieron a responderle desde el gobierno. Porque esto no es un reclamo sectorial ni nada parecido. Es una critica que se sabe a que apunta: a ganar votos para la oposición. Hubo algún que otro pedido sectorial, pero eso, según fuentes de presidencia, hubiera sido aceptado por el gobierno.

Primero fue desde el el sector de Carámbula. Diego Cánepa, referente del carambulismo (???) dijo: “Lamento que algunas de las opiniones parezcan estar influidas más por la campaña electoral que por reivindicaciones legítimas de un sector de la producción”. El subsecretario de Ganadería, Andrés Berterreche, aseguró que su "empleador es el pueblo uruguayo, no la Federación Rural".

El lunes hubo Consejo de Ministros y Tabaré respaldó los planes de gobierno. Señaló que el discurso de Echenagusía "excedió los temas agropecuarios" y que sus dichos fueron "de derecha neta".

Para complicar más la cosas (o quizás aclarar porque surgieron estas críticas), Jorge Larrañaga discrepó abiertamente con el enfoque de Vázquez. Lo acusó de usar un "estilo Kirchner" al responderle a la Federación Rural. Según el diario El País, el dirigente afirmó que cuando las gremiales rurales hablaban a favor del gobierno "estaba todo bien", pero ahora "no se reciben las críticas". El precandidato compartió el sentimiento de las organizaciones rurales de todo el país en cuanto consideran que las medidas adoptadas por el gobierno fueron insuficientes. "Al gobierno le sale un brote de reacción kirchnerista, enojada", reiteró Larrañaga.