23.11.06

Soberbia K

El diario del vecino país hizo lo que quizás muchos hubieran querido: trató de soberbio y caprichoso al presidente Néstor Kirchner. En un editorial llamado "Sobre el 40 a 2" le pegan a la postura argentina y defienden totalmente la instalación de las pasteras (este blog jamás va a decir Papeleras porque no es papel lo que producirán sino pasta de celulosa). El título hace referencia a las instancias de apelación en las que ganó Uruguay: Corte Internacional de La Haya -14 a 1-, tribunal arbitral ad hoc del Mercosur -3 a 0- y Banco Mundial -23 a 1-. Aclararon que esos dos votos fueron de representantes argentinos.

Algunas frases pueden llamar la atención más allá de las críticas a Kirchner:

  • "La planta generará beneficios económicos significativos para Uruguay y no causará ningún daño ambiental"
  • "El proyecto le ayudará a nuestro país a avanzar un eslabón más en la cadena de procesamiento de una materia prima cosechada en su territorio, creará nuevos empleos y dará lugar a un valor agregado que ascenderá al 2% del PBI nacional"
  • "Otra vez ha quedado demostrado que Uruguay ha actuado de acuerdo a sus obligaciones bajo el Derecho Internacional, en forma responsable y correcta, al aprobar y supervisar el proyecto elaborado por la empresa finlandesa"
Igualmente lo más jugoso y a su vez lo más escueto es lo referido a nuestro presidente:

"Kirchner es un soberbio caprichoso, que solo quiere hacer su voluntad"


Esperemos para ver si algunos de los funcionarios argentinos que manejan tan bien el chamuyo salen a criticar a este diario.


3 Comentarios:

Gustavo Arballo dijo...

El tema es un poco más complejo que esa suma de peras con Manzanas.

Jurídicamente:

1. En "La Haya", la Corte negó una medida cautelar -Argentina pedía que se interrumpiera la construcción mientras se sustancia el proceso, algo que era desde el vamos muy difícil de lograr-. Como el daño no existe "ya", esa petición se negó, pero no hubo, ni habrá a corto plazo, resolución "de fondo". En ese marco, no deja de ser cierto que Uruguay actuó desde el principio de modo unilateral y no obró previo consenso conforme lo requería el Tratado Binacional del Río Uruguay.

2. En el Mercosur no se discutía sobre "papeleras", sino sobre "cortes de ruta". Que Uruguay tenga razón en los perjuicios que le generan las medidas de protesta no significa que tenga razón en la construcción de las plantas. (Un detalle menor, que expliqué en un post mas explicativo del tema: en los laudos del Tribunal Arbitral no se pueden hacer públicas las disidencias, así que siempre salen "tres a cero", pero es probable que el voto del representante argentino haya sido distinto).

3. El Banco Mundial evaluó el impacto ecológico de las plantas y su viabilidad financiera, pero, de vuelta, no es autoridad de derecho internacional ni puede decidir sobre el tema de fondo.

Christian Libonatti dijo...

Gracias Gustavo. Estaba un poco al tanto de estos detalles pero no tan a fondo. Muchas Gracias por tu comentario! Los conceptos de un abogado pueden ser una buena manera de entender este tema tan complejo.

Suerte!!

Anónimo dijo...

Dice que los que habrían querido opinar así contra Kirchner son "muchos" (sic)... evidentemente tantos no son, porque siempre gana las elecciones, y es más, se da por descontada su reelección. Los que con tanto énfasis defienden el negocio contaminador deberían dedicar esas energías a hacer un estudio en serio sobre las plantas (que desde ya, no lo pueden hacer ni lo van a hacer, porque demostraría que contaminan, por eso no lo hacen), y no la payasada del banco mundial, que es cualquier cosa menos un estudio serio y objetivo.
El pueblo de gualeguaychu no va a permitir nunca que prospere el negocio de los contaminadores, y toda la argentina los apoya. Dentro de poco las papeleras solo seran un mal recuerdo.